El lenguaje de las flores en la época victoriana

¡Buenos días! Como bastante gente me ha pedido que haga una entrada sobre el lenguaje de las flores en la época victoriana, pues me he animado. Como sabéis, mi pasión por este tema llegó cuando me documentaba para “Aunque sueñe con tu nombre”, la novela que tengo publicada con Selecta.

Esta va a ser la entrada que llega con mucho retraso pero ¡llega!

¿Queréis saber qué importancia tenían las flores y sobre todo, los manuales sobre su significado en la época victoriana? Pues seguid leyendo.

Sí, las flores tienen su lenguaje. La suya es una elocuencia que habla en un silencio perfumado; y en los términos más claros, aunque delicados, expresa las más nobles y tiernas emociones del corazón. Ninguna palabra hablada puede igualar la delicadeza del sentimiento transmitido por una flor presentada en un momento oportuno. Las impresiones más tiernas se pueden manifestar así sin ofensa, y el consuelo se imparte silenciosamente en un momento en que los más suaves acentos de compasión se clavan duramente en el oído.

The language of flowers. Printed by Osborn and Buckingham. New York.1834

En toda la historia de la humanidad las flores han sido muy importantes. Las hemos usado como herramienta para transmitir mensajes tanto en días alegres como tristes.

Si amamos a alguien, se lo decimos con una flor. Si lo perdemos, también.

Mientras que todo cambia a un ritmo vertiginoso, las flores siguen inalterables. Las estudiamos, cultivamos y las regalamos independientemente del lugar de donde vengamos. Y de la cultura a la que pertenezcamos.

Pero ¿por qué siguen siendo tan importantes en la sociedad? Una posible respuesta es que las flores están en todas en partes y comunicarse con ellas es algo universal, como los sentimientos.

En la época victoriana hubo un momento en que hicieron furor las flores de jardín y la horticultura, por lo que el simbolismo floral experimentó un gran auge.

Se cree que el lenguaje occidental de las flores, un complejo sistema de simbología en el que a cada flor se le atribuía un mensaje, tiene su origen en el primer diccionario Le langage des Fleurs, escrito en 1819 por Charlotte de Latour y que supuso tal éxito en la industria que fue un antes y un después.

En Francia y luego por toda Europa comenzaron a proliferar los diccionarios ilustrados de flores que asociaban un significado o un mensaje a cada flor.

ejemplo de uno de estos libros victorianos

Las encuadernaciones eran maravillosas y de lujo y en el interior se encontraban ilustraciones que convertían a estos diccionarios en piezas muy hermosas que toda dama victoriana quería poseer.

Ejemplo de una ilustración interior

Y aquí es donde entra un poco la imaginación. Como os he contado en otras entradas, la época victoriana se caracterizaba por la doble moral, como podéis leer aquí:

https://elbosquedelaspalabrasblog.wordpress.com/2018/01/21/doble-moral-en-la-epoca-victoriana/

Partiendo de esta base, ¿no es ideal imaginar que los caballeros pudieran enviar mensajes escondidos a sus damas a través de las flores?

Este caballero está obviamente pensando en qué flor expresaría su intensa pasión

Pero dejando un lado este lado romántico, sí que era cierto que los victorianos usaban mucho las flores en su día a día.

Los hombres solían incluir flores en los ojales de sus trajes, mientras que ellas las lucían en los maravillosos vestido o en los recogidos. A continuación os pongo unas imágenes para que lo veáis.

Un bonet con flores a un lado
En estos ejemplos de peinados de la época, en muchos se incluían flores como aderezo
Preciosos detalles de flores en un vestido de seda

El simbolismo de algunas flores se aplicó a momentos importantes de la vida.

Por ejemplo el nomeolvides se empleó mucho durante el cortejo.

Esa flor azul que brilla en el arroyo,

bella joya de la esperanza, el dulce nomeolvides

COLERIDGE

Como anécdota os contaré que el nombre de esta flor viene de un cuento alemán sobre una pareja que antes de casarse paseaba por el Danubio. La joven vio una mata de estas plantitas que crecía en la orilla y, al agacharse a cogerlas, el novio cae al agua. Antes de ser arrastrado, lanzó las flores a su prometida al grito de “Vergiss mein nicht!” ¡NO ME OLVIDES!

Pero no fue hasta el siglo XIX cuando triunfó en Gran Bretaña gracias a Samuel Taylor Coleridge, un poeta que fue uno de los fundadores del Romanticismo en Inglaterra. Y fue tal el éxito que estas pequeñas flores aparecieron por todas partes, en la ropa, en la porcelana, bordadas en las prendas, grabadas en medallones…

Así que os podéis imaginar el impacto que el lenguaje de las flores llegó a tener en la época victoriana. De esta época es un famoso cuadro que seguro conocéis.

OFELIA DE JOHN EVERETT MILLAIS

Os pongo una explicación de Wikipedia de lo todo el simbolismo que podéis encontrar en este cuadro:

En el texto de Shakespeare se hace una descripción exhaustiva de toda una serie de flores y plantas que aparecerían en la obra. Hecho que sin duda Millais plasmará en la obra, manteniéndose fiel. Todas estas flores y plantas tendrán una clave simbólica, relacionándola con la historia de Ofelia.  La joven llevará colgado al cuello un collar de violetas, que vienen a significar la desgracia, la muerte temprana, o la castidad. Mientras tanto en el agua se pueden ver flotando flores como pensamientos que se relaciona con el amor vano, el sauce simbolizaría el amor desamparado, las ortigas relacionan con la pena, las margaritas con la inocencia. Todas estas plantas aparecerán descritas en la obra de Shakespeare. Por su parte Millais añadirá algunas plantas que no aparecen descritas en la obra como será la presencia de amapolas que se vinculan con la muerte, o el adormecimiento. Lirios que se relaciona con la virginidad, coronas imperiales, narcisos, ulmarias, adonis, forman parte de una amplia extensión de flores que aparecen en la obra. Todas ellas estarían en relación con la historia de Hamlet, así como con los sentimientos de Ofelia.

Cuando la época victoriana acabó, el lenguaje de las flores perdió importancia. Después de todo, el mundo ya estaba en guerra y luego vinieron tiempos extraños en los que el ser humano tuvo que adaptarse a nuevos desafíos.

Aún así, las flores siempre han estado presentes en nuestras vidas y acompañándonos de manera silenciosa.

Hay romero, que es para el recuerdo;

reza, ama, recuerda

HAMLET, ACTO IV; ESCENA V

Hay mucho más que podría decir sobre el lenguaje de las flores en esa época, así que no descarto dejarlo para otra entrada.

Si os ha gustado y queréis saber más, no dudéis en decírmelo.

2 comentarios en “El lenguaje de las flores en la época victoriana

  1. marayalife dijo:

    Muy interesante! Las flores siempre han tenido distintos significados, según la época y también según la categoría social a la que se pertenecía. Incluso hoy, regalar una flor u otra puede tener un trasfondo, salvo que seas de los de “ponme una docena de lo que sea”. Recuerdo, no hace mucho, que mi chico me regaló rosas amarillas y mi madre me dijo que en su juventud las rosas amarillas significaban que el chico estaba muerto de celos. En realidad, son mis favoritas, pero siempre queda la duda, no sé, …

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s